Vientre plano con la gimnasia abdominal hipopresiva

La técnica para conseguir un vientre plano con gimnasia hipopresiva para el abdomen explicada con detalle y paso a paso.

La técnica correcta de la gimnasia hipopresiva del abdomen

En el vídeo una fisioterapeuta especializada nos explica con todo detalle como realizar correctamente la gimnasia hipopresiva. Te recomendamos que lo veas y a continuación te resumimos los puntos clave para que los puedas imprimir o leer cuando quieras. Así te evitas coger el lápiz y la libreta para ver el vídeo.

Se trabajan dos de las posiciones básicas: tumbada boca arriba y en cuadrupedia.

Posición 1 – Tumbada boca arriba

Tumbados boca arriba en una colchoneta, con las rodillas flexionadas, realizamos unos ejercicios sencillos para movilizar toda la zona pélvica.

En primer lugar acercamos y alejamos la zona lumbar del suelo, modificando la curvatura de esa zona de la espalda y sin mover el resto del cuerpo. Realizamos el ejercicio suavemente y sin hacer fuerza con los glúteos o el abdomen. Se trata simplemente de hacer girar el sacro (la parte final de la columna) sobre la colchoneta.

Al mismo tiempo trataremos de abrir hacia atrás los hombros hasta que casi queden apoyados sobre la colchoneta. Las tensiones del día a día nos van forzando la postura y el encogimiento de hombros. De la misma forma, las cervicales las tendremos estiradas como si alguien estuviera tirando de ellas. Este ejercicio nos ayudará también a relajarnos y evitar contracturas musculares e incluso dolores de cabeza y mareos.

Ejercicio de hombros

En la posición anterior acercamos y alejamos los hombros hacia la cabeza (como si quisiéramos tocar con ellos las orejas) en un movimiento suave y controlado. Deslizaremos las escápulas (omóplatos) sobre la colchoneta para ello, notando como trabaja la musculatura.

Así comenzará la sesión de gimnasia hipopresiva movilizando y calentando las distintas zonas que luego vamos a trabajar a fondo para conseguir mejorar nuestro suelo pélvico y un vientre plano y saludable. En los siguientes artículos encontrarás más vídeos y las técnicas adecuadas para realizar los diversos ejercicios como el gato, el triángulo o el más clásico de la jarra.

Conclusión

Este tipo de técnicas y ejercicios son muy adecuados para mejorar la musculatura pélvica con todos los beneficios para la salud que ello conlleva, especialmente para deportistas, personas sedentarias, en la recuperación post-parto y cuando se necesita una reeducación postural.

Recuerda que es necesario realizar los ejercicios de forma suave y controlada y que la mejor opción es siempre recurrir a un buen especialista que nos guíe y aconseje adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *