Evidencias científicas

Los abdominales hipopresivos están de moda, de eso no hay duda, pero existen bastantes evidencias científicas de sus buenos resultados. Aquí tienes algunas.

Abdominales hipopresivos. Estudios
Trabajo hipopresivo. Estudios

Los Estudios científicos

Si queremos que nos hablen sobre sus beneficios y resultados basta con que nos acerquemos a cualquier gimnasio o centro de entrenamiento a preguntar. Probablemente nos hablarán maravillas, pero ¿qué hay detrás de todo eso? ¿hay pruebas científicas de sus resultados? ¿es eficaz la GAH, gimnasia abdominal hipopresiva?

Aquí tenéis una recopilación de estudios científicos que avalan los buenos resultados de este tipo de ejercicios.

Resultados:. Las evidencias científicas

1. Los estudios sobre de Esparza (2007)

En un estudio realizado por Esparza (2007) sobre una muestra de 100 mujeres, de una media de edad de 36 años, con hipotonía de suelo pélvico e incontinencia urinaria de esfuerzo se constató mediante tonimetría que la práctica de ejercicios hipopresivos, 20 minutos diarios durante 6 meses, producía un aumento del tono muscular del suelo pélvico con un incremento del tono de base de un 58% y del tono de carga (capacidad de amortiguación) de un 48%. De forma añadida, el estudio aporta datos del aumento de la fuerza contráctil en un 20% y una disminución del perímetro de la cintura del 8%.

2. Beneficios de los abdominales hipopresivos. Fernández (2007)

Resultados parecidos se aprecian en población mayor de 60 años a través del estudio de Fernández, (2007), donde una población de una media de edad de 68,5 años, entrenando 4 veces semana 20 minutos, durante un periodo de 6 meses, aumentaron el tono de base el 23,5%, el tono de carga el 25,3% y el bloqueo perineal al esfuerzo el 108,4%. En un 85,7% de los casos, se produjo una disminución o incluso una desaparición completa de sus síntomas de incontinencia urinaria.

3. Los estudios del creador de la GAH. Caufriez (2007)

Caufriez (2007), aprecia que, con la práctica de ejercicios de Técnicas Hipopresivas durante 10 semanas, 1 hora por semana, se logran unas mejoras posturales evidentes puestas de manifiesto por un reposicionamiento de la proyección del eje de gravedad, una disminución de las flechas lordóticas lumbar y cervical y una disminución de la cifosis dorsal mientras que las desviaciones laterales también resultan significativamente menos importantes. El sentimiento de confort postural aumenta significativamente (mejor movilidad, mayor flexibilidad, menor pesadez, menos dolor).

4. Resultados de los abdominales de tipo hipopresivo. Universidades de Santiago y Vigo (2010)

Un reciente estudio longitudinal intergrupos, llevado a cabo por la Universidad de Santiago y la de Vigo, con 126 mujeres de edades comprendidas entre 25 y 60 años (media de edad 42,8 años) que realizaron a lo largo de 14 semanas, 3 veces a la semana 30 minutos de ejercicios abdominales, ha mostrado en el grupo que realizaba estos ejercicios una reducción significativa del perímetro de la cintura de 3,5 cm de media y una disminución de la incontinencia urinaria de 2,8 puntos de media (Espuña, Rebollo y Puig 2004), que equivale, en algunos casos, a la desaparición de las pérdidas de la misma (Rial y Pinsach, 2010).

Se ha observado que mejora el tránsito intestinal, evita el estreñimiento, proporciona mejoras en la función sexual, soluciona determinados tipos de hernia de hiato, evita hernias abdominales y de columna por el aumento de tono muscular y la mejora en la gestión de las presiones.

Como ves en esta pequeña muestra hay una buena cantidad de trabajos científicos que avalan sus buenos resultados. Aunque eso sí, no es magia. El entrenamiento hipopresivo se debe hacer siempre con un objetivo concreto, de forma planificada y sistemática y con la supervisión de profesionales cualificados para obtener los mayores beneficios.

3 comentarios en “Evidencias científicas”

  1. He visto en el articulo entrenamientos de entre 60 y 140 minutos por semana. ¿Cual es la cantidad ideal? (para alguien que esta bien fisicamente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *