Ejercicio básico

Abdominales hipopresivos, ¿por dónde comenzar? Aquí tienes el ejercicio básico del triángulo con el que podrás comenzar tu rutina de entrenamiento.

Abdominales hipopresivos. Primer ejercicio
Abdominales hipopresivos. Primer ejercicio

Abdominales hipopresivos. Primer ejercicio

Hemos oído hablar mucho de ellos, sus beneficios, sus ventajas, su historia y cómo se están poniendo de moda en los gimnasios más conocidos y en los planes de entrenamiento de los deportistas de élite.

Pues aquí tienes tu primer ejercicio de abdominales de tipo hipopresivo. Un ejercicio básico para que entiendas el concepto de ejercicio hipopresivo y puedas comenzar a sentir sus efectos e incluirlo en tus rutinas de entrenamiento o en tus ejercicios para ponerte en forma.

Ejercicio básico 1: el triángulo

En este primer ejercicio de abdominales hipopresivos vamos a formar un triángulo con nuestros muslos, brazos y tronco. De ahí viene su nombre.

  1. Para comenzar nos ponemos de pie con los pies paralelos y separados unos 20 cm, semiflexionamos las rodillas como en la imagen superior.
  2. Colocamos las manos sobre nuestras rodillas con las muñecas y dedos en extensión, los codos algo flexionados y desplazamos el peso del cuerpo hacia la punta de los pies. Ponemos “doble mentón” (aproximar la barbilla a la garganta, con lo que parece que tengamos un doble mentón).
  3. Se expulsa todo el aire y, sin aire en los pulmones, debemos procurar meter al máximo el abdomen, pensar en introducir la barriga todo lo que se pueda, realizando así una apnea espiratoria.
  4. Intenta tomar aire pero sin llegar a tomarlo, y mantén de 10 a 20 segundos. Técnicamente los pasos 3 y 4 se resumen en inspirar-exhalar-apnea-abrir costillas
  5. Se repite el ejercicio varias veces hasta sumar un total de 10 minutos.

Ten en cuenta que si metes la barriga voluntariamente, no lo estás haciendo correctamente, porque las fibras musculares que tenemos en el suelo pélvico el 80% son de Tipo I, y esas fibras se trabajan de forma involuntaria, y para eso usamos los abdominales hipopresivos.

Es muy importante que estés atento a las sensaciones de tu cuerpo, especialmente las primeras ocasiones que lo lleves a cabo. A partir de ahí, para seguir incluyendo nuevos ejercicios en tu rutina te convendría hacer un análisis individual para conocer los ejercicios que precisas. Una buena faja abdominal es imprescindible para tener una buena postura y facilita una correcta consciencia del esquema corporal que ayuda a frenar el proceso de envejecimiento, mejorar la postura, evitar lesiones y mejorar tu rendimiento deportivo o tu calidad de vida.

Recuerda que los beneficios de los abdominales hipopresivos no se consiguen en una sesión y como en cualquier plan de entrenamiento será necesaria una cierta disciplina y continuidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *